jueves, 2 de febrero de 2017

Policía catalana con el Mossad... la que nos espera.

Foto. Mossos disparando en una manifestación.
Los Mossos d’Esquadra se reunen con el Mossad en Israel para ‘adquirir material y conocimientos’

Miembros de los Mossos d’ Esquadra han viajado recientemente a Israel para “adquirir material y conocimientos”, algunas de ellas celebradas con miembros del servicio secreto, el Mossad.

Este tipo de contactos los han realizado miembros de otras policías autonómicas, como la Ertzaintza, que también se reunieron con miembros del Mossad.

Esta filtración se produce al tiempo que el periódico israelí Haaretz recoge las confesiones de antiguos miembros del Shin Bet, el servicio de seguridad interior israelí, que reconocen el empleo de la tortura en los interrogatorios de detenidos palestinos.

La existencia de unidades operativas y secretas dentro de los Mossos d’Esquadra es algo que viene de lejos y que ha recibido distintas denominaciones. Podrían haber estado adscritas en algún momento a la que se denominaba Unidad Central de Recursos Operativos (UCRO).

La identidad de los agentes de la absoluta confianza de sus jefes el lugar donde se reúnen, el destino de sus informes y otras circunstancias de su trabajo, constituyen un misterio, ya que se mueve en la clandestinidad.

El grupo estaría formado por una decena de agentes y sus misiones han ido evolucionando en el tiempo, empezando por seguimientos ilegales a grupos antifascistas e incluso a la CUP y ERC.

La Generalitat creó un Centro de Seguridad de la Información de Cataluña (Cesicat) a la que trataron de convertir en el eje central de unos servicios de inteligencia embrionarios.

Los candidatos a ser detenidos en Catalunya confían en que los Mossos d’Esquadra sean los peores alumnos de los siniestros torturadores israelíes...

En:


Foto histórica. Presos campo de Fyffes.
Verdadera memoria histórica:

Tergiversación del genocidio franquista en Canarias

Oscuros intereses parecen querer tergiversar las cifras de personas asesinadas por el fascismo español en Canarias, investigadores de prestigio como el palmero, Ricardo A. Guerra o el tinerfeño, Ramiro Rivas, hablan de más de 3.000 personas asesinadas, otros historiadores más cercanos al actual régimen monarco-franquista, beneficiarios de buenos sueldos del erario público, hablan de menos de 800 muertos en el todo el territorio archipiélagico.

Esto huele a chamusquina y a descarado encubrimiento de los crímenes, existiendo datos demoledores en la memoria colectiva de cientos de personas que fueron tiradas a fosas comunes tras el preceptivo tiro en la nuca por toda la geografía canaria, lanzadas vivas a pozos, simas, chimeneas volcánicas o arrojadas al mar metidas en sacos, atadas de pies y manos, con piedras dentro, muchas desde acantilados como la Marfea en Gran Canaria, otras en alta mar desde barcos de pesca. Más de 5.000 nombres de desaparecidos, cuyas familias en su gran mayoría por miedo o desinterés no han reclamado jamás la dignificación de su memoria o recuperación de sus restos.

Se amparan estos patriarcas del encubrimiento del genocidio en datos “oficiales”, curiosamente aportados por los criminales vencedores, documentación de consejos de guerra donde las cantidades exactas se confunden entre papeles repletos de mentiras y falsedades para justificar los asesinatos en cada rincón de Canarias, con datos que no hay por donde cogerlos, que tienden a tergiversar y manipular para la historia lo que realmente sucedió en este archipiélago.

Desde los primeros momentos del golpe de estado fascista en Canarias el sábado 18 de julio de 1936 se produjeron más de 10.000 detenciones, se desbordaron las prisiones y campos de concentración o de exterminio, y por ese motivo se habilitaron centros de internamiento como los de La Isleta o Gando en Gran Canaria o el de Los Rodeos y la prisión de Fyffes en Tenerife.

La mayoría de las personas fueron detenidas sin proceso judicial abierto, siendo estas las principales víctimas de las brutales torturas, asesinatos indiscriminados y desapariciones masivas.

En esta tesitura es vergonzoso afirmar que los asesinatos no pasaron de 800, alimentando de esta forma lo que los fascistas siempre quisieron, que jamás se supiera la amplitud y magnitud del genocidio en las Islas Canarias, edulcorando la tipología de estos crímenes masivos de lesa humanidad, las palizas, la violaciones a mujeres, el elevado grado de sadismo, las miles de personas desaparecidas en toda la geografía isleña en una estrategia criminal que contó con el beneplácito y participación directa de la burguesía isleña, de las bendiciones de la Iglesia Católica, la intervención de los militares y pistoleros criminales de Falange y Acción Ciudadana.

A estos datos escalofriantes hay que añadir el número de canarios que fueron asesinados en los campos de concentración nazis, los miles que murieron en la guerra civil en territorio peninsular en su inmensa mayoría defendiendo la República, los fallecidos en el exilio, los presos que enfermaron en las cárceles y campos de exterminio enterrados de forma clandestina en fosas comunes de las islas.

Como familiar directo de personas asesinadas por el franquismo en Canarias me parece una vergüenza que estos elitistas próceres del academicismo tergiversen la realidad histórica, vomiten ese elitismo clasista de los muertos de primera y de segunda, incluso de tercera, como mi abuelo Francisco González Santana, enterrado como un perro en la fosa común del cementerio de Las Palmas junto a más de 120 camaradas asesinados sin que su Ayuntamiento, propietario de ese cementerio, facilite su exhumación.

Me recuerda esta situación a los historiadores del nazismo, a los grupos neonazis del planeta que rebajan las cifras del holocausto, que acusan a los activistas de la memoria e historiadores serios y comprometidos de inflar las cifras de los millones de asesinados por los sanguinarios ejércitos del III Reich.

La verdad siempre será revolucionaria y por mucho que traten de tapar los crímenes fascistas masivos en Canarias, en todo el Estado español, jamás podrán borrar el rostro valiente de la justicia y la dignidad, la verdadera memoria democrática, la que se alza desde el corazón de la clase trabajadora, las voces heroicas de la reparación y la justicia.

En:


Foto. (marchistas a Soto del Real por los presos Altsasu, con pancartas y banderas).
Criminalización:

Los encarcelados de Alsasua llevan 78 días bajo un severo régimen penitenciario

Tres jóvenes acusados de participar en la reyerta con dos guardias civiles siguen catalogados como FIES en Soto del Real. Sus padres prometen que seguirán luchando



Crónica de la Marcha a Soto del Real